Bogot
RESENAS DE LA CIUDAD |QUE HACER AHORA|CALENDARIO DE EVENTOS
SABOREA
CATEGORIAS (Todas)

Si un restaurante no es excelente en ms de una forma,COMIDA, ESTILO DE COCINA, SERVICIO, AMBIENTE y TIEMPO ESTABLECIDO nosotros no lo incluiremos en esta pgina.
Nos reservamos el derecho de nuestro comité de selección para escoger los establecimientos apropiados para nuestro sitio web.
Publicado: Octubre  07, 2011

Piccolo Caff

Cuando en Bogot escaseaban los restaurantes, los comedores de los hoteles eran los protagonistas de la buena mesa. Los Mossali llegaron a Colombia para conquistar los paladares de los aficionados al sabor de las especialidades italianas. El Chef, Cesare Mossali, con su squito de cocineros y ayudantes encabezaba la parada. Su misin era manejar la cocina del Hotel Continental en pleno centro, tarea que asumi con la experiencia de aos en Europa al frente de los hoteles ms lujosos de Italia . La oferta tuvo que ser muy tentadora para dejar ese ambiente de reconocida fama entre la nobleza europea y aceptar el reto. Aqu lleg en 1953, acompaado de su esposa, sus pequeos hijos y la esperanza de una nueva vida. Doa Savina nunca pens en prolongar su estada ms de lo necesario. Su llegada a una Bogot apenas en proceso de desarrollo la impact. El centro era el escenario principal de la vida social, poltica y financiera y el comedor del Continental, el lugar predilecto de sus protagonistas, para un buen almuerzo. El escenario cambiaba durante los fines de semana, las mesas se alargaban para atender a familias prestigiosas, de padres, abuelos e hijos, con las delicias de su cocina. La sazn de Cesare y la atencin de Doa Savina fueron determinantes en el xito del hotel durante ms de quince aos. Hacia el final de los aos sesenta consideraron que haba llegado la hora de volver a casa. Con su equipaje repleto de satisfacciones y del cario de los colombianos viajaron de nuevo a su patria, una Italia que les sorprendi, ajena y extraa y no tardaron ni dieciocho meses en darse cuenta de que Colombia con su gente amable y su espritu joven se haba convertido en su segundo hogar, al que decidieron regresar sin perder tiempo.

Compartir:


Esenciales


Direccin :

Cra. 15 No. 96-55 Bogota, D.C - Colombia

Telfonos :

+57 1 2573394
+57 1 6106316

Horas :

Martes a Sbado de 12:00 p.m. a 11:30 p.m. Domingos de 12:00 p.m. a 5:00 p.m.

Métodos de Pago:

        

Página Web:

Piccolo Caff »
Publicado: Octubre  07, 2011

Piccolo Caff

Cuando en Bogot escaseaban los restaurantes, los comedores de los hoteles eran los protagonistas de la buena mesa. Los Mossali llegaron a Colombia para conquistar los paladares de los aficionados al sabor de las especialidades italianas. El Chef, Cesare Mossali, con su squito de cocineros y ayudantes encabezaba la parada. Su misin era manejar la cocina del Hotel Continental en pleno centro, tarea que asumi con la experiencia de aos en Europa al frente de los hoteles ms lujosos de Italia . La oferta tuvo que ser muy tentadora para dejar ese ambiente de reconocida fama entre la nobleza europea y aceptar el reto. Aqu lleg en 1953, acompaado de su esposa, sus pequeos hijos y la esperanza de una nueva vida. Doa Savina nunca pens en prolongar su estada ms de lo necesario. Su llegada a una Bogot apenas en proceso de desarrollo la impact. El centro era el escenario principal de la vida social, poltica y financiera y el comedor del Continental, el lugar predilecto de sus protagonistas, para un buen almuerzo. El escenario cambiaba durante los fines de semana, las mesas se alargaban para atender a familias prestigiosas, de padres, abuelos e hijos, con las delicias de su cocina. La sazn de Cesare y la atencin de Doa Savina fueron determinantes en el xito del hotel durante ms de quince aos. Hacia el final de los aos sesenta consideraron que haba llegado la hora de volver a casa. Con su equipaje repleto de satisfacciones y del cario de los colombianos viajaron de nuevo a su patria, una Italia que les sorprendi, ajena y extraa y no tardaron ni dieciocho meses en darse cuenta de que Colombia con su gente amable y su espritu joven se haba convertido en su segundo hogar, al que decidieron regresar sin perder tiempo.